5 causas por las que aún no dominas el inglés

5 causas por las que aún no dominas el inglés

Avisamos desde el primer momento. El contenido de este post no es nuestro, pero es cierto que al leerlo y al encontrarlo hemos encontrado cosas con las que estamos tan de acuerdo, que nos nos hemos podido resistir a redifundirlo en nuestro blog. Como siempre, y como se debe de hacer en estos casos, nuestro reconocimiento a su publicador e nuestro idioma, genial.guru, quien a su vez lo pilló de esta página desde la que lo tradujo del ruso al castellano. 5 causas por las que aún no dominas el inglés.

1. Memorizas las reglas pero no captas la esencia.

En las primeras clases los estudiantes están seguros de que el inglés son puras palabras y reglas. Se supone que te aprendes 1000 palabras y 16 tiempos y ya puedes hablar. Por lo tanto hay que aprenderse muchas palabras y reglas nuevas, haciéndolo lo más pronto posible. Pero no es así.

Acuérdate cómo hablas en español. Observa tu mente: pareciera que las palabras solas formaran las frases, casi sin tu participación. Ni terminas de pensar y ya te salió volando de la boca una oración compuesta.

¿Cómo lo hiciste? ¿Acaso en algún lugar de tu subconsciente te acordaste de las terminaciones, conjugaste los verbos y aplicaste las reglas de la sintaxis? Nada de eso.

Cuando hablamos, no construimos la frase desde cero. No “construimos“ nuestra habla. Es la esencia del aprendizaje de un idioma extranjero. Aprendes un idioma para entrenar tu cerebro no para memorizar únicamente las reglas. Como en un deporte.

2. El manual no tiene nada que ver.

Desgraciadamente ningún manual de inglés, inclusive si tiene un cuaderno de ejercicios, te ofrece la cantidad suficiente de ejercicios para practicar. Pero si tu profesor llega a las clases con un manual de Murphy desgastado, vas en la dirección correcta.

El profesor puede ofrecerte artículos de revistas en inglés, videos, fragmentos de películas y series de televisión. Tuve un grupo con el cual escuchamos lecciones basadas en ”Ted” (la película). Hubo otra niña a la que le gustaba “Tokio Hotel” y estuvimos trabajando con sus letras.

Existe un mito según el cual solo tienes que usar los libros británicos acreditados; que tales manuales son buenos y los demás son malos. Pero en realidad lo más importante es seguir la tecnología del aprendizaje, por lo tanto el manual es solo uno de los instrumentos, tal como si fueran pesas o cuerda para saltar.

Para aprender una palabra o frase:

  1. Léela varias veces y escúchala.
  2. Pronúnciala y escríbela de memoria, en situaciones distintas.

Eso te hará todo más fácil.

3. Te propones fechas imposibles y te rindes.

No se pueden bajar 15 kilos en 15 entrenamientos, eso se relaciona con la velocidad del metabolismo en el organismo. Igual no se puede aprender un idioma en dos meses o medio año. Da por hecho que necesitarás no menos que un año, de otra manera no se obtienen los resultados deseados.

Incluso si alguien te promete el resultado en 3 o 6 meses, busca algún asterisco con letricas pequeñas en el anuncio, ya que allí algo anda mal.

Como en el deporte, durante el aprendizaje de un idioma es más importante practicar con regularidad que caer agotado por el esfuerzo. Es mejor estudiar tres veces por semana una hora cada clase que una vez a la semana pero tres horas seguidas..

No necesitas una carrera agotadora por el conocimiento, rápido te quedarás sin aire y la dejarás. Más bien necesitas considerarlo como una natación tranquila y cómoda. Busca condiciones cómodas para aprender..

4. El idioma no se ha vuelto parte de tu vida.

Una excelente manera de apresurar el crecimiento es rodearte del idioma extranjero en tu vida. Tienes que tener contacto con la lengua no solo en las clases sino también en tu casa, tu trabajo y tu camino. Cuanto más persistente seas, mejor..

  • Configura tu celular y la computadora para que la interface esté en inglés.
  • Cambia el idioma en tus redes sociales..
  • Agarra (y lee) un libro sencillo en inglés..
  • Si superaste el nivel básico, intenta ver series de televisión en idioma original inglés.

A los principiantes les resultarían bien comedias sencillas como Friends y How I met Your Mother (Cómo conocí a tu mamá). Para los más avanzados, Scrubs, Doctor House y Mad Men..

También podrías ver películas pero son menos eficientes. La ventaja de una serie de televisión es que es muy duradera, son decenas de horas. Todo ese lapso de tiempo ves los mismos personajes que usan más o menos las mismas palabras con las mismas entonaciones aprendidas. Es una situación excelente para practicar el material aprendido.

5. Todavía piensas que eres diferente.

No existen personas que no puedan aprender un idioma extranjero. Todos esos cuentos de la predisposición natural no tienen nada que ver contigo. No estás intentando aprender diez idiomas a la vez. Pero al menos uno sí es muy factible para ti. Dos, también.

Entonces, si no puedes empezar a hablar un idioma extranjero, piensa dónde fallaste:

  • ¿Practicabas? ¿O solo te aprendiste las reglas? Ahora sabes que no es suficiente.
  • ¿Qué hacía tu profesor? ¿Solo tomaba material de algún libro o en serio se empeñabaen enseñarte bien? Ahora sabes que el libro es solo uno de los instrumentos.
  • ¿Cuánto tiempo soportaste? Si esperabas un resultado dentro de tres meses y luego dejaste de estudiar, no hay nada sorprendente. Ahora sabes que el resultado tarda en llegar.
  • ¿Qué hacias cuando no tenías clases? ¿Pudiste llenar tu entorno del idioma que quieres aprender?

¡Suerte! Y recuerda que todo depende de qué tan motivado estés.

Autor: Maxim Ilyakhov
Material de: thebigplans
Traducción y adaptación: Genial.guru

 

¿Qué os parecido la entrada? ¿Genial y con muchísima razón, verdad? Una vez más los créditos a sus autores originales y por supuesto no os cortéis en aplicar estos sabios, sabios, consejos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.