Partes de un examen: Speaking. Advanced

Partes de un examen: Speaking. Advanced

Hola a todos, esperamos que sigáis igual de bien que siempre. Ya estamos con junio casi casi aquí, ese mes en que los días son muy largos, anochece tarde, hay luz y se acerca peligrosamente el verano. Circunstancias todas ellas que no deben impedir que nos preparemos con un último esfuerzo, pues también es el mes de los exámenes, las pruebas y el final de curso. Seguro que si somos ordenados y disciplinados en esta recta final, la recompensa será grande y lograremos los objetivos que nos propusimos a principio de curso. Y para ello estas recomendaciones de partes de un examen: Speaking. Advanced.

Una de las partes esenciales de una prueba o un examen, como hemos comentado en anteriores entradas y como nos recuerdan siempre en nuestras clases de Ashton Campion School of English, es la parte oral; así que si en nuestra última entrada del blog dedicada a este tema os hablábamos de las Partes de un examen: Speaking. FCE, hoy os daremos unas recomendaciones, sugerencias y trucos para la parte oral de Advanced CAE.

El principal objetivo de esta parte, que debemos demostrar en vivo y en directo, es que sabemos comunicar eficazmente, dando respuestas completas a las preguntas que se nos plantean y dominando el léxico y las estructuras gramaticales de un nivel superior, ni más ni menos que el Advanced CAE, aumentando el nivel del lenguaje que usamos, y para ello van una serie de recomendaciones y trucos que pueden ayudarnos:

-Antes de la realización del examen, debemos tener muy claras cuáles son las tareas y asegurarnos de que sabemos lo que se debe hacer en cada parte del examen, así como el tiempo dedicado a cada tarea.

-No debemos olvidar prestar atención y escuchar cuidadosamente lo que requiere cada una de las tareas, pues aunque ya las conozcamos, debemos atender a lo que nos pregunta el examinador. Para ello, no solo debemos solamente hacerlo, sino que también debe parecerlo; así que nuestra actitud en los momentos de escucha siempre será de participación activa, interactuando, por ejemplo, asintiendo a lo que nos preguntan o quedándonos con partes del discurso de la pregunta para incorporarla en nuestra respuesta.

-Debemos siempre ceñirnos a lo que se nos pregunta, recordando siempre las instrucciones y centrándonos exactamente en los objetivos de la tarea establecida, sin añadir información de más que no se encuentre directamente relacionada con lo que nos preguntan.

-Ante los materiales visuales –imágenes de y demás-, siempre es positivo que propongamos diferentes escenarios y posibilidades, aunque no estemos al cien por cien seguros de lo que nos están enseñando, tipo “mmm pues yo creo que estas personas están en una estación de autobuses, aunque aquí hay algo que parece indicar que también se podría tratar de una gasolinera, porque este tipo de señales se ven mucho en las gasolineras”. No nos limitamos solamente a describir las imágenes, sino que incorporamos contenido de nuestra cosecha.

-En las tareas que se realizan con un compañero de examen es muy importante hacer partícipe a la otra persona, incorporar sus argumentos a la conversación, dando pie a que también participe de forma activa en las tareas.

-A la hora de escuchar, debemos hacerlo siempre con atención, tanto las instrucciones (para centrarnos en las tareas requeridas), como a nuestro compañero de examen (para poder desarrollar ideas propias en base a las suyas). Además, en el caso de nuestro compañero, debemos mostrar interés y respeto, acordándonos por ejemplo de su nombre para dirigirnos a él.

-Por último y como siempre, aunque puede que suene repetitivo, no está de más recordar que siempre debemos contestar de la forma más completa posible, argumentando las ideas y las opiniones al máximo, razonando y aportando ideas de calidad.

Situaciones a evitar en la prueba oral:

-Ponerse nervioso o entrar en pánico si no recordamos una palabra o expresión concreta. Solución: intentar sustituirla por un sinónimo.

-Interrumpir a tu compañero de examen si está desarrollando un argumento. Piensa en cómo te gustaría que tu compañero se comportara mientras tú desarrollas las tareas.

-Hablar bajo. Hay que tener siempre en cuenta que el examinador debe oírnos. Solución: Sube levemente el volumen de la conversación, pero sin gritar.

-Dejar que siempre sea la otra persona que se está examinando la que inicie las conversaciones. Porque nosotros también debemos comenzar partes de las tareas; si no, el examinador entenderá que siempre esperamos que sea la otra persona la que aporte argumentos.

-Hablar con un estilo sencillo y sobre todo directo, yendo a lo concreto, siendo concisos y evitando dar rodeos y perífrasis que no son necesarias, ni divagar.

-No desperdiciar las ocasiones que tengamos de demostrar lo rico que es nuestro léxico y el mucho vocabulario que sabemos, así como que dominamos las estructuras gramaticales propias de un nivel avanzado.

-No debemos hacer preguntas acerca de cómo ha ido nuestro examen. Ya saldrá la nota. Es importante tener esto en cuenta, porque cuando practicamos en clase estamos acostumbrados a que nos den un feedback…algo que en el examen, obviamente, no debemos esperar.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.