Partes que componen un examen TOEFL

Partes que componen un examen TOEFL

Ya os hablamos de la necesidad de obtener el título TOEFL en caso de que queráis cursar carreras en universidades norteamericanas o trabajar en empresas estadounidenses. El TOEFL es el baremo de medición de nivel de inglés más común en aquellas tierras y como contamos en nuestro anterior artículo sobre él, resulta indispensable para poder acceder a según qué cosas. Hoy lo abordamos de nuevo para mostraros las distintas partes que componen un examen TOEFL.

Lo cierto es que saber las partes que componen un examen TOEFL nos será muy útil para preparárnoslo y sobre todo para buscar material aprovechable por la red que nos entrene para cuando llegue el momento en que tengamos que enfrentarnos a él. La verdad es que tampoco difiere demasiado de los exámenes tradicionales que ya conocemos y que son más comunes en nuestro país. De hecho la fisonomía es tremendamente parecida a las pruebas de Cambridge y Trnity. ¡Vamos a verlas en detalle!

En las partes que componen un examen TOEFL se combinan las siguientes habilidades:

 

Leer, escuchar, hablar y escribir.

Durante el examen, el aspirante deberá realizar tareas que combinan más de una habilidad, por ejemplo:

  • Leer, escuchar y después hablar en respuesta a una pregunta
  • Escuchar y después hablar en respuesta a una pregunta
  • Leer, escuchar y después escribir en respuesta a una pregunta

 

Secciones del examen TOEFL iBT

Sección Límite de tiempo Preguntas Tareas
Reading De 60 a 80 minutos De 36 a 56 preguntas Leer 3 o 4 párrafos de textos académicos y responder preguntas.
Listening De 60 a 90 minutos De 34 a 51 preguntas Escuchar conferencias, debates y conversaciones en clase, después contestar preguntas.
Descanso 10 minutos
Oral 20 minutos 6 tareas Expresar una opinión sobre un tema familiar; hablar sobre la base de tareas de lectura y auditivas.
Escritura 50 minutos 2 tareas Escribir respuestas en forma de ensayo sobre tareas de lectura y auditivas; fundamentar una opinión por escrito.

 

Una cosa que nos llama mucho la atención es que dentro de los listenings, los audios que pueden formar parte de la prueba pueden estar locutados por hablantes de los países más comunes donde el inglés es hablado. Es decir, podemos encontrar acentos ingleses y americanos, pero también entonaciones procedentes de Australia o Nueva Zelanda, por eso desde aquí os recomendamos que busquéis radios por internet de estos países durante los meses previos de preparación para que os adaptéis el oído.

Empezad por cadenas de noticias donde la dicción siempre es más neutra y después id subiendo de nivel hasta películas y series que tengan origen en estos países. De esta forma seguro que no os llevaréis sorpresas desagradables ni os quedaréis en blanco cuando comiencen a sonar las pruebas.

Os dejamos con un ejemplo de examen con el que podréis practicar y haceros una idea mucho más concreta sobre la dificultad y de las partes que componen un examen TOEFL. Podéis descargadlo aquí.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.